Quyquyhó


Quyquyhó, una ciudad rica en historia; empezando por su nombre, que de acuerdo a lo transmitido tas generaciones, deriva del episodio en el que, luego de que se anunciara la llegada de españoles en tierras guaraní, el Cacique Kyky decide abandonar su tribu. Luego de que estos llegaran y tras la consulta por su Cacique, estos responden Kyky oho; hecho por el cual los españores, en su incomprención por el guaraní, otorgan el nombre Quyquyhó a esta localidad.

Fue fundada por Agustín Fernando de Pinedo en 1776, a 170 km de la ciudad de Asunción. tiene acceso sobre la ruta 1, por la ciudad de Caapucú, la hace unica las maravillas arquitectónica que concervan, como las casas del casco urbano, ya que algunas superan los 200 años de existencia, gracias a su precervación y buen ciudado de sus pobladores.

Un lugar que no puede faltar en la hoja de ruta para el recorrido por la localidad es el Templo Virgen María Nuestra Señora de la Natividad, patrona de la ciudad. Es una obra arquitectónica que data de 1825, año en el que se terminó el retablo de madera. La iglesia franciscana es una de las más antiguas y hermosas del país.

Quyquyhó esta regada por las más frecas y cristalinas aguas de los arroyos: Tebicuary, Mbuyapey, Pindó, Yaguary, Curucáu, además de el Tupasy Paso y la cascada Chorro Guazú. Y los Arroyos Itapé syry e Itaryi.

También cuenta con un museo que lleva el nombre Yegros, en la Estación Barrerito. Se la conoce como la cuna de los próceres, puesto que allí nacieron los hermanos Yegros, y Roque Antonio Fleitas, comicionado paraguayo para la firma del acta de la Independencia en 1811.

Atractivos turísticos de Quyquyhó