Leyenda de la Virgen de Caacupé



Todo comenzó cuando Fray Luis de Bolaños, pidió a un indígena llamado José que fuera al bosque a buscar madera para tallar, este indígena que era su mejor alumno, pertenecía a una raza ya evangelizada, llamada “Tupí Guaraní”.

Luego de recibir la bendición de su maestro, José se dirigió al bosque. Él se adentró hasta lo más profundo del bosque, sin darse cuenta que estaba siendo rodeado por enemigos que eran de otra etnia llamada “mbayaes” que estaban en contra de las evangelizaciones.

José, sintiéndose en peligro, trato de esconderse y se refugió entre dos árboles y unas hierbas. Con mucha fe, José pidió a la Virgen por su salvación, y le prometió a Ella que si le salvaba la vida, tallaría dos imágenes del mismo árbol tras el cual se escondía, una imagen grande iba a ser entregada al templo y una imagen pequeña que iba ser venerada por él y por su pueblo.

Leyenda del la virge de caacupé - indio José

Mientras José oraba al pie del árbol, una luz cayó sobre él, apareciéndose la imagen de la Virgen que debía de tallar, y en ese momento sus enemigos pasaron cerca de él sin verlo.
Al darse cuenta de que los enemigos ya se habían marchado, comenzó a tocar el árbol que lo había ocultado y tras el cual la Virgen le había salvado la vida.

Leyenda del la virge de caacupé - indio José

De inmediato José comenzó el tallado de la primera imagen; que sería la imagen más grande, siguió tallando luego la imagen más pequeña. Terminada las dos tallas, tomó una de las imágenes y la levantó al cielo como diciéndole a Dios que su promesa ya estaba cumplida.

Leyenda del la virge de caacupé - indio José

Te puede interesar
Viajamos al Mbokaruzu
Leyenda de la Virgen de Caacupé
Mochileamos al cerro Yvytú Silla